sábado, 24 de junio de 2017

Cuaderno XXVI

1121

Viajeros y sedentarios. En todo se diferencian salvo en la fe: los primeros creen haber hallado, por fin, su lugar de origen. Los últimos creen jamás haber salido de él.

1122

La oración es verbo mesurado. El grito es un estruendo del silencio. Soplos de aire de cuyas intensidades sabemos: en ninguno de los casos se dice nada. Para decir hay que sobrepasarse. Un exceso de sangre en una palabra podría cambiar el universo.

1123


La era de las telecomunicaciones no inauguró nada. Todo es arcaico y primitivo en ello. Desde el principio de los tiempos el hombre necesitó coexistir y la coexistencia sólo es factible por medio de las palabras. La ansiedad que produce a los modernos la idea de la desconexión, su experiencia circunstancial y momentánea, nos retrotrae a nuestro original pavor por el silencio.

1124


Dios creó al mundo con palabras y una semana después reparó en su error: fue el verbo, hablar lo hizo un igual a su creación. Para hacerse temer se cortó la lengua, abandonó la poesía, se exilió de la palabra. Unos interpretaron el gesto como fracaso, otros como arrogancia. 

1125

Sólo la gente callada se contradice.

1126

La obra terminada es endeble si se le compara con aquella que aún está por iniciarse. Es este principio el que anima a todo escritor verdadero.

1127

La poesía no nos ayuda a superar el animal que somos, muy por el contrario, lo libera y nos libera con él devolviéndonos el don de la potencia. 

1128

Lo físico, lo verdaderamente físico, es el vacío. Todo lo demás: cuerpo, objetos, materia, no es sino su lado negativo.

1129

El poema profundo está afuera del ser, como el alma, como los recuerdos, como lo real.

1030

Librarnos del discurso- digo bien: del deber de producir verdad- es todo lo que nos regala la poesía. Y es bastante.

1031

No sé nada sobre la voz del poeta. Puedo dar cuenta de que el poema habla desde afuera. Entiendo al poeta como un ser ambicioso que ha puesto la escucha en todas partes.

1032
La poesía no se deja contar.

1033
Un problema verdadero no tiene solución. Luego no es un problema sino una existencia que persiste.


1035
Sólo tiene sentido lo inexistente. Nacemos desprovistos de significado. El lenguaje es nuestro consuelo porque nos retorna a lo perdido.


1036

La gracia de lo que existe es precisamente no tener que justificarse ante sí. Carecer de sentido es estar vivo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Cucadernos XXV


1081

En la circunferencia del cuerpo el alma camina y nada encuentra. Nada, salvo su propia imagen aproximándose o alejándose de ella. Del centro a la periferia, del punto imaginario del comienzo al otro invisible del final: nada hay dentro ni fuera de este círculo de sangre.

1082

La opacidad: esa suerte de castidad que nos dicta contra las evidencias.

1083

Cada cosa hecha persiste en el principio de su ruina. Ese movimiento hacia atrás devela la belleza de las cosas.

1084

Presa de la comedia el concepto adquiere un color. El cautiverio le resta firmeza y, por eso mismo, hace del concepto un acaecimiento peligroso ante los más arbitrarios y suspicaces. Si la risa triunfa, sobre ella vence también el concepto. Dejémoslo libre en su rigor, lejos de la sagrada inocencia.

1085

Incluso quien rechaza la salvación la afirma como posibilidad.

1086

Todo proceder arbitrario es preferible a la callada inflexibilidad de la razón.

1087
Sobre la dialéctica podemos decir que su función es demostrar por medio de la repetición, los límites de toda teoría y la impotencia de su acción.

1088
Escribir es afirmar, incluso en aquellos casos cuando se lo hace para dimitir.

1089

La duda no es el discurso del escéptico sino la fuerza que lo genera. Su despliegue verbal, aun cuando se tenga como propósito derrumbar verdades ajenas, no escapa al error de la demostración. La duda, a diferencia de la certeza, es un principio fácil de traicionar.

1090

-X:La palabra es tu aliada
-Y: Su sentencia deja ver que, originalmente, es tu adversaria.

1091

El día que Dios comenzó a sospechar de su existencia, comenzó a existir.

1092

Ante cualquier solicitud de consejo recomienda siempre lo imposible. De esta forma no serás cómplice de una claudicación ajena, no serás parte del sacrificio de una aventura, execrable o no. Si el desorientado intenta seguir nuestra conseja, tanto mejor: se asegura un camino hacia la abulia rico en perplejidades.

1093

Todo poema debe comprometer el lenguaje que lo hace posible. Ese debe ser, si no su esencia, cuando menos su propósito.

1094

¿Fuera del sin sentido en qué otra cosa puede fundamentarse la alborada ?



1095


Hablar de las cosas: esa manera nuestra de precipitar o dilatar a las cosas.

1096

Debemos partir de la verdad. ¿Un punto de partida? Sí un punto para trazar la línea del abandono.

1097

Ser imperfectos y procurar a toda costa la perfección: una maldición que pretende curarse con otra.

1098

Pensar es desconfiar de lo que se sabe.

1099

El escritor  tiene  en común con el lector el incurable deseo de partir: pasan más tiempo en los alrededores de la palabra que en las palabras.

1100

Los grandes amores están hechos de mezquindades. (Como casi todo, esto también puede leerse a la inversa)

1101

Confiesa su mentira el que revela su verdad.

1102

Tolera el que no ama y el que es incapaz de odiar. En decir: sólo los impotentes de espíritu.

1103

-X: Saber es vano.
-Y: No saber es vil.

1104

Si el paisaje fuera humano el paisajismo sería su Dios.

1105

Todo lo que fui, ignoré. Todo lo que no sé es todo lo que seré. Habitemos de una buena vez esa resta que nos suma.

1106

El vacío no tiene concepto: repele palabra y número por igual. Sólo puede representársele mediante formas y objetos: una circunferencia, una taza, un retrato.

1107

Nuestras verdades no sólo son falsas, además son ajenas. Las verdades verdaderas no tienen dueño, no admiten un nosotros.

1108

Vivir sin promesa puesto que la vida se cumple sola.

1109

Ser fuerte es esforzarse. Esto quiere decir que nadie lo es en sí sino pese a sí.

1110

-X: El que codicia nunca es honesto  
-Y: Por eso el intelectual jamás será sabio.

1111

Amar: ese riguroso ejercicio de la memoria.

1112

Los artistas son en esencia pasajeros. Todo arte es por principio extranjero.

1113

Siempre esperamos palabras. Frente a los monos,  frente a un cuadro de Cabret, aguardamos la enunciación. Porque todo lo que existe existe para decir algo.

1114

-X: El alma no se ve.
-Y: Lo cual no justicia que no se note.

1115

Habla solo, convive con sus palabras.

1116

La insatisfacción surge en el punto medio entre el cansancio y la avidez. Le debe a uno tanto como al otro. No es una palabra tanto como un lugar del alma donde existimos menos queriendo existir mejor.

1117

No existe lo inefable sino palabras extraviadas y cosas huérfanas de nombre.

1118

Nunca se está a solas con uno mismo. El solitario es un ser abandonado de sí.

1119

Los poetas tienen la cabeza en otra parte: en el lugar donde está por acontecer su palabra.

1120

Proponer es oponer.


Cuaderno XXVI

1121 Viajeros y sedentarios. En todo se diferencian salvo en la fe: los primeros creen haber hallado, por fin, su lugar de origen. Los...